Vivienda

¡Cédula de Habitabilidad, Todo lo que debes saber!

La cédula de habitabilidad es el documento imprescindible para certificar que una vivienda cumple con los requisitos higiénico-sanitarios y técnicos mínimos.

Este documento es fundamental para poder contratar servicios y suministros además de vender o alquilar.

En general, se tienen en cuenta aspectos como la superficie útil y la distribución del espacio. También hay una altura mínima que varía de una habitación a otra.

Además suele exigirse que las propiedades destinadas a uso residencial que estén inscritas en el Catastro.

En este artículo te vamos a dar toda la información que necesitas saber sobre la cédula de habitabilidad.

¿Qué es la cédula de habitabilidad?

La cédula de habitabilidad es un documento que acredita que una vivienda cumple los requisitos y condiciones mínimas de habitabilidad y solidez establecidos por el decreto decreto 141 2012.

La cédula de habitabilidad es un documento vital para toda vivienda. ¿Su finalidad? Garantizar que la vivienda cumple las normas de seguridad e higiene de acuerdo con este Decreto. El periodo de validez varía en función de si es la primera vez que se ocupa o si se renueva un espacio ya ocupado: 25 y 15 años respectivamente (a menos que las renovaciones supongan más de la mitad de la propiedad).

En el caso de que el in inmueble no sea nuevo, la cédula de habitabilidad debe renovarse cada quince años, a no ser que se hayan producido cambios importantes en la situación de la vivienda.

Estos cambios pueden ser mudarse a una nueva estructura, añadir una habitación para convertirla en dos, etc.

¿Dónde es obligatoria?

La cédula de habitabilidad es obligatoria para alquilar o vender una vivienda en muchas autonomías. También debe tenerla para trámites como dar de alta servicios como el agua, el gas y la electricidad con las compañías suministradoras.

La obligatoriedad de obtener la cédula de habitabilidad varían en función del lugar de residencia. Es obligatoria en:

  • Asturias.
  • Baleares.
  • Cantabria.
  • Cataluña. 
  • La Rioja.
  • Murcia.
  • Navarra.
  • Valencia.

Sin embargo, no es obligatoria en:

  • Andalucía.
  • Aragón.
  • Castilla-La Mancha.
  • Castilla León.
  • Extremadura.
  • País Vasco.
  • Galicia.
  • Madrid.

Por ejemplo Madrid la suprimió en virtud del Decreto 111/2018, que fue decidido el 26 de junio de 2018 por el Consejo de Gobierno.

Esto no significa que los inmuebles dejen de considerarse habitables si no cumplen una serie de criterios objetivos. Estos requisitos tienen que cumplirse con una solicitud de licencia de primera ocupación.

Tendrás que solicitar la licencia de primera ocupación en Madrid en las siguientes situaciones:

  • Si aumenta el número de viviendas de un edificio
  • El inmueble es nuevo
  • Finalmente, si cambia el uso, como convertir un espacio de oficinas en viviendas o añadir más habitaciones a los planos originales de su casa.

El precio de la tramitación de este tipo de solicitudes de licencia de primera ocupación puede suponer unos gastos de desembolso de más de 1000 euros por cada vivienda que se añada a las estructuras existentes.

También hay que tener en cuenta que los propietarios no necesitan renovar/tramitar estas licencias cuando no se cumple ninguno de los factores mencionados anteriormente

Si es una vivienda más antigua, pasando una Inspección Técnica de Edificios (ITE), cubrirás tus responsabilidades a cumplir a nivel municipal.

¿Donde pedir cédula de habitabilidad?

¿Dónde debo pedir la cédula de habitabilidad?

Madrid

En la Comunidad Autónoma de Madrid, la Comunidad es la encargada de conceder las cédulas de habitabilidad. Esta responsabilidad recae en la Dirección General del Área de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, que también supervisa los programas de rehabilitación de viviendas.

Cataluña

En Cataluñal la solicitud de la cédula de habitabilidad debe presentarse las Oficinas del Consorci d’Habitatge de Barcelona. Oficinas locales de vivienda que tramitan las cédulas, o las Oficinas de Atención al Ciudadano.

Valencia

El Ayuntamiento donde se encuentra el inmueble tramita la cédula de habitabilidad y el Decreto 161/1989 la regula.

Baleares

La cédula de habitabilidad puede ser solicitada por cualquier persona ante el Consell Insular de Mallorca.

Navarra

En el caso de Navarra, la cédula es expedida por el Departamento de Vivienda del Gobierno de Navarra.

La rioja

Conseguir una cédula de habitabilidad nunca ha sido tan fácil. Es tan simple y sencillo como realizar las gestiones online en la sede electrónica de La Rioja o acudir en persona a la oficina del registro.

Asturias

En Asturias se debe tramitar en las oficinas del Servicio de Atención al Ciudadano, Oficinas de Asistencia en el Registro de las Consejerías del Principado de Asturias.

Todas ellas están recogidas en el artículo 16.4 Ley 39/2015 una ley que define cómo deben interactuar las administraciones públicas con los ciudadanos para garantizar una experiencia positiva.

Cantabria

En Cantabria puedes obtener la cédula de habitabilidad en el Registro de la Dirección General de Urbanismo y Ordenación del Territorio, situado en la calle Alta número 5 en Santander.

También por cualquiera de los medios que establece el artículo 134.8 de la Ley de Cantabria 5/2018, de 22 de noviembre.

En el resto de comunidades donse requiera, los ayuntamientos son los que expiden estos certificados, por lo que los requisitos pueden variar de un lugar a otro.

¿Cuántos tipos de cédula de habitabilidad existen?

Hay tres tipos de cédula de habitabilidad: Primera ocupación que es para las viviendas nuevas o que hayan sido objeto de una gran rehabilitación. Segunda ocupación que incluye las viviendas usadas y preexistentes.

Cédula de primera ocupación

La cédula de habitabilidad es un documento que certifica los requisitos mínimos de salubridad, técnicos e higiénicos de las viviendas. Es necesaria para contratar los servicios y suministros de cualquier vivienda.

Cédula de primera ocupación por rehabilitación

La Cédula de Habitabilidad es el documento que acredita que una vivienda ha sido rehabilitada de una forma muy relevantey cumple con todos los requisitos necesarios.

Cédula de segunda ocupación

La cédula de habitabilidad de segunda ocupación es un documento administrativo que certifica que una vivienda es apta para su uso residencial. Además que se ajusta a la normativa vigente y cumple con las condiciones técnicas de habitabilidad.

Como hemos dicho, este documento certifica que una vivienda es habitable. Sin embargo, existen otros informes como la inspección técnica de edificios (ITE) que certifican lo mismo. Entonces, ¿para qué necesitamos una cédula de habitabilidad? En algunas comunidades es estrictamente necesario en los siguientes casos

  • Al alquilar o vender un piso. ¡Es técnicamente ilegal alquilar viviendas sin ella!
  • Contratación de los suministros de agua y electricidad. ¡No se pueden contratar estas dos importantes necesidades sin la prueba de que funcionan correctamente de una institución acreditada!

¿Cómo conseguir la cédula de habitabilidad?

El paso para obtener la cédula de habitabilidad es relativamente simple: basta con ponerse en contacto con un arquitecto o arquitecto técnico. Este debe pedir un Certificado de Habitabilidad visado por su colegio profesional.

Para solicitar la cédula de habitabilidad, necesitarás los servicios de un arquitecto o aparejador. Este profesional debe visitar el inmueble antes de emitir el certificado de habitabilidad de una vivienda tras comprobar que cumple todos los requisitos establecidos por la Comunidad Autónoma. Este proceso puede durar hasta tres meses.

Este certificado de habitabilidad tiene que ser avalado por el Colegio de Arquitectos local y presentado a la autoridad competente que emite la aprobación final de este.

¿Cuánto cuesta?

Si quieres obtener la cédula de habitabilidad de tu vivienda, es necesario que un arquitecto realice el trámite y que se paguen las tasas correspondientes.

Para saber cuánto cuesta, tenemos que pagar la tasa que corresponde a la obtención de la cédula de habitabilidad en el ayuntamiento.

Esta tasa suele ser de unos 40 euros. La tramitación de una cédula de habitabilidad puede tener un coste que oscila entre los 60€ y los 200€ cuando sumamos los honorarios del arquitecto.

El arquitecto es necesario porque será el encargado de conseguir el certificado de habitabilidad, fundamental para que nos concedan la cédula de la vivienda. Este certificado debe ser acompañado de la siguiente documentación:

  1. Impreso de solicitud.
  2. Justificante del pago de tasa correspondiente.
  3. También una fotocopia del NIF del propietario o DNI o NIE de la persona representante autorizada.
  4. Copia del contrato de arrendamiento o de la escritura de la propiedad.

Una vez entregados los documentos y completado el proceso en el organismo de registro de tu comunidad, tendrás que recibir una inspección de tu vivienda por parte de un técnico cualificado.

El técnico debe asegurarse de que la vivienda reúne todas las condiciones necesarias según dicta la normativa vigente.

Una vez que el técnico dé la aprobación final y expedirá este certificado en un período de tiempo de tres meses como máximo.

Si las Cédulas de Habitabilidad no ha sido emitida después de estos tres meses, se puede entender que probablemente han sido rechazadas, ya que el Silencio Administrativo es Negativo.

¿Es obligatoria la cédula de habitabilidad?

¿Es legal residir en una vivienda sin tener este documento? La respuesta a esta pregunta es: NO, es obligatorio para todos los ciudadanos.

Tanto los inquilinos como los vendedores necesitan mostrar su cédula de habitabilidad por muchas razones como la venta o alquiler de la vivienda. Incluso puede ser solicitada para la obtención de préstamos bancarios.

¿Cuándo caduca cédula de habitabilidad?

La validez de la cédula de habitabilidad en la mayoría de las Comunidades Autónomas es la siguiente:

  • Cédula de habitabilidad de primera ocupación. Esta se expide para las viviendas nuevas tendrá una duración de 25 años
  • Cédula de primera ocupación de rehabilitación. Esta se necesitará si se rehabilita una vivienda y será de 15 años.
  • Cédula de segunda ocupación. Su caducidad se producirá despues de 15 años.

Tienes que renovar la cédula de habitabilidad si ha transcurrido este periodo y tramitarla de nuevo.

¿Cómo puedo renovar la cédula de habitabilidad? Si la cédula de habitabilidad sigue en vigor, basta con solicitar un duplicado pagando las tasas correspondientes. En caso contrario, si nuestra casa no tiene cédula o ésta ya ha caducado, tendremos que proceder a solicitar la evaluación de un arquitecto técnico o aparejador para obtener una nueva cédula.

Conclusión

La cédula de habitabilidad es el documento imprescindible para acreditar que una vivienda cumple con los requisitos mínimos higiénico-sanitarios y técnicos.

Esperamos que este artículo te haya ayudado a entender qué significa para tu vivienda de alquiler, por qué los propietarios deben tenerlas y cómo se pueden obtener.

Si quieres más información y tienes más dudas sobre las cédulas de habitabilidad, ponte en contacto con un arquitecto técnico, este te explicará todo que necesitas en tu caso concreto.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba