G-J02WLS30S0
Acciones

Como comprar acciones de una empresa en 2023

¿Quieres saber como comprar acciones de una empresa? Una acción es un título que confirma la propiedad de una parte de una sociedad anónima.

Cuando tú compras una acción, te conviertes en copropietario de la empresa que la ha emitido. Según el tipo y el número de acciones que poseas, tendrás diferentes derechos. 

Las principales son: recibir beneficios en forma de dividendos, revender las acciones, participar en las juntas de accionistas. Cuantas más acciones de la empresa tengas en tu cartera, mayor será tu influencia sobre ella. 

Las acciones solían estar en papel, pero ahora solo existen en formato electrónico. Esto facilita su compra, venta y registro, ya que la misma acción puede comprarse y venderse varias veces al día.

¿Cómo se clasifican las acciones?

Las acciones se dividen en dos tipos básicos:

Acciones ordinarias

Dan derecho a participar en las juntas que organizan todos los accionistas y dan derecho a votar. Sin embargo, solo tienen derecho a recibir dividendos en la junta de accionistas. Cuando una sociedad anónima se está liquidando, los titulares de estas acciones no pueden esperar recibir dividendos.

Acciones preferentes, o «prefs»

Las acciones preferentes, en cambio, tienen más ventajas financieras, pero menos influencia en las operaciones de la empresa.

La Ley de Sociedades Anónimas establece que los estatutos de la empresa deben estipular el importe de los dividendos para cada tipo de acción preferente, lo que significa que los titulares de estos títulos tienen derecho prioritario a recibir los pagos. 

Te puede interesar «Las mejores páginas para invertir en bolsa«

¿Dónde comprar acciones de una empresa?

Las acciones se emiten en el marco de una emisión registrada en el Banco central del país a donde pertenece la empresa que vende la acción. Cada acción es única, cuando se revenda cambiará de propietario, este hecho también se registrará en el depositario, que mantiene la información sobre cada una de las transacciones de valores. 

Las acciones pueden comprarse de diferentes maneras:

Intercambios

Una bolsa de valores es una organización financiera que se encarga de la negociación de valores, pone en contacto a compradores y vendedores, organiza y garantiza la liquidación y entrega de valores, además de supervisar la ejecución de las transacciones y llevar un registro de las mismas.

Aquí, todos los valores cotizan, es decir, están admitidos a cotización en la bolsa. La bolsa selecciona las empresas que cumplen sus normas. El proceso de compra y venta de valores en las bolsas también está regulado; los parqués establecen las normas que deben seguir los operadores.

Para operar en bolsa, un inversor particular debe tener una cuenta de corretaje. Todas las transacciones están sujetas a una comisión para la bolsa y el corredor. Algunos corredores ofrecen cuotas mensuales que incluyen un determinado número de operaciones. Los corredores también actúan como agentes fiscales, es decir, retienen los impuestos del inversor y los pagan al Estado.

Mercados OTC

Hay dos tipos de mercado OTC:

No organizado

Se trata de un mercado libre en el que compradores y vendedores se encuentran de forma independiente y pueden fijar los precios y las condiciones de la transacción. Sin embargo, la negociación de valores en este mercado es más arriesgada.

Organizado

Este mercado extrabursátil tiene ciertos requisitos, aunque no tan estrictos como los de las bolsas. Las transacciones se realizan con la ayuda de intermediarios profesionales, como los corredores, o a través de los bancos.

Como comprar acciones: guía paso a paso

La forma de comprar acciones dependerá de varios factores:

  • Si hay una estrategia de inversión ya formada.
  • En la cantidad que el inversor está dispuesto a gastar en la compra.
  • Si el objetivo es comprar determinadas acciones o solo de un determinado segmento.
  • Si el inversor comprará y venderá las acciones por sí mismo o se lo confiará a un operador.

Si ya se han determinado estos puntos, hay que empezar con la siguiente secuencia:

1) Elige un corredor

Presta atención al paquete que ofrece, si hay una tarifa que te convenga y a qué mercados y valores te da acceso. Si quieres aprovechar la opción de gestión de la confianza, también puedes buscarla en el corredor. 

2) Abre una cuenta de corretaje

Hay dos opciones para abrir una cuenta de corretaje:

Cuenta de inversión individual (IIA)

Es un tipo de cuenta de corretaje que te permitirá recibir una deducción fiscal al año o eximir las ganancias de las transacciones del impuesto sobre la renta.

Sin embargo, tiene una serie de restricciones. Un IIS no puede cerrarse en un plazo de tres años, de lo contrario el beneficio fiscal desaparecerá y habrá que devolver las deducciones recibidas. 

Cuenta de corretaje ordinaria

No tiene prácticamente ningún límite. Además, los inversores con una cuenta de este tipo también tienen derecho a una deducción fiscal en determinados casos.

La elección de una u otra cuenta depende de tu estrategia, del importe que piense invertir y de otros factores. Por ejemplo, una cuenta de corretaje normal es más fácil de vender activos y de retirarlos.

3) Descarga una aplicación de comercio 

Los corredores, especialmente los afiliados a los bancos, ofrecen ahora terminales de negociación para operar en la bolsa. Los corredores también tienen aplicaciones móviles que facilitan la compra y venta de acciones.

4) Deposita fondos en tu cuenta

Es el inversor quien debe decidir cuánto invertir la primera vez. Sin embargo, los expertos coinciden en que hay que invertir solo el dinero que no se vaya a necesitar en los próximos años y que se esté dispuesto a perder fácilmente.

5) Comprar acciones

Hay diferentes maneras de elegir qué acciones comprar. Los grandes corredores pueden ofrecer sugerencias cuáles acciones están mostrando crecimiento, cuáles son recomendables para las primeras compras o incluso sugerir que se arme una cartera sobre la base de un pequeño cuestionario. 

A la hora de comprar, puedes prestar atención al tipo de acción (ordinaria o preferente), cuándo y cuánto se pagan los dividendos, la dinámica del precio de la acción, no solo para el día o el mes, sino también para el año. Normalmente, toda esta información se muestra en la cotización de la acción en la plataforma de negociación.

A la hora de comprar, no te centres en los tipos de acciones, sino en los aspectos específicos del negocio de una empresa concreta. Merece la pena fijarse en aquellas empresas que, o bien se centran en el mercado nacional, o bien son actores indispensables en el mercado global. 

También merece la pena observar el nivel de endeudamiento, la dinámica de los ingresos y los beneficios, así como el trato de los accionistas minoritarios.

Las acciones se pueden comprar con la ayuda de un producto como los fondos. Esta, según los corredores profesionales, es la opción más eficaz en la situación actual.

Artículo revisado por el analista financiero y experto en gestión de activos Eduardo Tesón.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba