G-J02WLS30S0
Economía domestica

¿Qué pasa si me encuentro una tarjeta de crédito y la uso en España?

¿Qué pasa si me encuentro una tarjeta de crédito y la uso en España? Estarás cometiendo un delito. Las personas que utilizan las tarjetas de crédito o débito, o los cheques de viaje, para realizar transacciones que son perjudiciales para el titular de la tarjeta o para otra persona pueden ser consideradas delincuentes por fraude. Así lo establece el artículo 248 del Código Penal en su apartado 2.

En España se registran un millón de transacciones que se hacen con tarjetas sin autorización de sus dueños.

Es una cifra alarmante, y una situación que preocupa a quienes portan estos instrumentos bancarios. Pero, ¿y si eres tú quien consigue una de ellas?

¿Qué pasa si me encuentro una tarjeta de crédito y la uso en España?

La respuesta es obvia, ¡no debes usar una tarjeta que no sea tuya! Pero, veamos a continuación qué sucede cuando una persona emplea una tarjeta sin ser el portador de la misma. 

Encontrarse una tarjeta de crédito en España

Vas por la calle y, de repente, encuentras una tarjeta de crédito ¿qué deberías hacer? No es necesario aclarar que emplearla se traduce en una transacción ilegal. 

Sin embargo, apartando este hecho, podrías comprar con ella y esto recargará el monto en la cuenta del usuario. Si no cuentas con una tarjeta adicional avalada o tienes una autorización, estás incurriendo en una estafa. 

En el código penal español, en su artículo 248, se considera un delito a quienes obtienen efectos personales sin autorización.

También, a aquellos que los usan en perjuicio de sus dueños, como ocurriría en este caso. Lo anterior, no solo incluye el plástico, sino también cheques de viajeros.

Por lo tanto, se estipula una pena de seis meses a tres años de prisión para recargos superiores a 400 euros. En caso que no superen esa cifra, la sanción será de uno a tres meses. 

Esto es lo que pasa si te encuentras una tarjeta de crédito y la usas en España. Por lo que no querrás arriesgarte a sufrir las consecuencias anteriormente descritas. Las cuales, son producto de una acción poco ética como usar un bien que pertenece a otra persona.

De hecho, se le considera como un robo de identidad. Por si fuese poco, tu historial financiero se vería muy afectado de por vida al llevar a cabo una actividad como esa.

Lo anterior, se refiere a usar una tarjeta personal sin la aprobación de su dueño. Pero, también se contempla al emplear una corporativa y superar los límites o usos permitidos. 

Si te encuentras una tarjeta de crédito

Existen muchos casos de personas que han sido condenadas por usar de manera fraudulenta tarjetas de crédito. Por lo tanto, seguir los canales regulares al encontrarse una es lo mejor. 

Nunca debes hacer uso de ella, ya que cualquier compra o movimiento generará un rastro. Como ya dijimos, esto te traerá graves sanciones que podrían afectar tu futuro. 

Lo que deberías hacer es acudir al banco emisor para entregar la tarjeta y reportar lo ocurrido. Esta entidad se encargará de contactar con el cliente y hacer los trámites pertinentes.

Seguir este canal hará que el proceso sea más rápido y efectivo que si solo vas a la policía. 

Es una manera excelente para librarte de cualquier responsabilidad. Adicionalmente, evitas que el dueño de la tarjeta sea víctima de estafas por parte de personas inescrupulosas. 

Si eres tú quien pierde la tarjeta 

Lo primero es avisar a tu entidad bancaria del extravío, sobre todo si ves que han usado la tarjeta. Existen muchos canales para hacerlo como llamadas telefónicas, aplicaciones o usar la página web. Una vez hecho esto, el banco procederá a realizar un bloqueo de la misma. 

Es importante mantener un registro de todos los movimientos de tu tarjeta. Comprueba si se ha hecho uso de la misma y repórtalo. 

Avisa lo más pronto posible, ya que a partir de ese momento no asumirás los cargos. El importe máximo que pagarás antes de hacer este trámite será de 50 euros.

Lo anterior, de acuerdo a las estipulaciones legales del 2018. No cancelarás dicha cantidad cuando hayas sido víctima de una duplicación y tengas la tarjeta en tu poder.

En este caso, el banco devolverá la cantidad que se te haya sustraído. Pero, si existe negligencia de tu parte, entonces deberás asumir los cargos o importe. 

Se considera que como usuario has actuado con negligencia cuando:

  • No guardas o proteges el número o PIN de la tarjeta. 
  • No avisas a la entidad bancaria acerca del extravío.

Lo siguiente que harás es realizar una denuncia ante las autoridades policíacas y pedir un soporte de la misma. Este trámite te ayudará a demostrar que has sido objeto de una estafa. 

Te recomendamos hacer un uso responsable de tu tarjeta para no ser víctima de robos o usurpaciones como la mencionada.

Para concluir 

Hemos respondido a tu interrogante qué pasa si me encuentro una tarjeta de crédito y la uso en España. Por eso, nunca caigas en la tentación de hacerlo, ya que estarías perjudicando a otra persona. Actuar siempre con ética ante cualquier circunstancia demuestra que eres un buen ciudadano y actúas con valores. 

Mantente siempre informado acerca de todos los aspectos legales relacionados a transacciones financieras de este tipo.

Esa información te ayudará a protegerte en caso de estafas. Igualmente, sabrás cómo actuar cuando se te presente un imprevisto como conseguir una tarjeta u otro instrumento financiero.

Artículo revisado y aprobado por Noelia Pérez Magán, Senior Manager en BDO Abogados.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba